9 ene. 2011

Reseña: Agua para Elefantes (Sara Gruen)

¿Han sufrido alguna vez del síndrome ávida-lectora-bitch? Sí, ése mismo que se presenta cuando terminaste un libro y quedaste fascinada, pero cuando intentas establecer tu próxima lectura le pones uno y mil peros a cada sinopsis que tiene la desgracia de cruzarse en tu camino (temo decirte que en esta ocasión no es ella, eres tú) así que la única solución posible es no leer ese día e intentar al siguiente para -finalmente- hacer tu elección de mejor humor. Yo estaba en uno de esos días, despreciando sagas a diestra y siniestra, cuando tuve la fortuna de ver el trailer de Agua para Elefantes e inmediatamente le di el sí.

Sinopsis: 

Cuando el joven Jacob pierde todo, su familia y su futuro, y el mundo entero parece al borde del abismo en los difíciles años treinta, se aventura en un circo ambulante para trabajar como veterinario. Transcurren años de penuria y crueldad, pero también de ensueño y plenitud, pues Jacob encuentra en el deslumbrante espectáculo de los hermanos Benzini la amistad, al amor de su vida y a la traviesa elefanta Rosie.

Sara Gruen, con un estilo apasionado y vibrante, ha escrito una novela aclamada por millones de libreros y lectores. Romance, lucha, asesinato, tragedia y humor integran el cartel de esta gran función que conmueve y asombra por igual. 

Reseña:

Apenas comenzar el prólogo del libro podemos encontrarnos un tanto fuera de lugar. Llegamos de golpe a una escena común, donde Jacob y Grady, están conversando. La función está en pleno apogeo, pero de pronto se escucha la marcha del desastre, una pieza musical que, como su nombre lo dice, sólo puede indicar problemas. Ambos chicos se precipitan dentro de la carpa para intentar averiguar qué sucede, y es ahí cuando Jacob es testigo de un impresionante acontecimiento.

Hasta el momento va perfecto, sientes la emoción, la curiosidad, y después el cubetazo de agua fría en el primer capítulo. Jacob es ahora un anciano recluido en un asilo, un tanto huraño pero muy sincero. Por lo mismo no tiene muchos amigos. Pero a él no le importa, porque un circo se ha asentado en la zona y es todo lo que su mente necesita para hacer un viaje al pasado.

A sus veintitrés años, Jacob era un estudiante de veterinaria en su último año en la Universidad de Cornell. Tenía claro que trabajaría junto a su padre en su consultorio, y en general su vida parecía sencilla. Sin embargo, sus padres mueren repentinamente y él se encuentra de pronto solo, sin casa y sin dinero. Es tanta su preocupación que estropea los exámenes finales de su carrera y emprende una caminata indefinida a las afueras de la ciudad. Es ahí cuando su mundo cambia drásticamente, pues elige trepar al vagón de un tren.

¡Sólo que no se trata de un tren ordinario! Sino del tren que transporta a El Espectáculo Más Deslumbrante del Mundo de los Hermanos Benzini.

El primer amigo de Jacob es Camel, un borracho de lo peor, pero de muy buen corazón. Él comienza a introducir al muchacho al circo, ayudándolo a escalar cada vez más alto. Nuestro protagonista pasa de ser un simple peón, a ser ayudante en la feria (que viaja con el circo), guardia de seguridad, y finalmente es contratado por Tío Al (el dueño absoluto) como veterinario, con la previa intervención de August, un hombre clave para su vida en el circo.

Alejado de aquellos trabajadores que le tendieron la mano desde un principio, Jacob se hace amigo de los artistas, quienes no se mezclan con los peones. August y su esposa, Marlena, están entre ellos. El trío rápidamente va tejiendo su amistad, pero las cosas se rompen cuando Jacob y Marlena se enamoran, puesto que aunque en un segundo August puede ser el hombre más simpático del mundo, al otro puede ser el más terrible. La situación sentimental de los protagonistas se lleva en secreto durante una parte de la trama, pero parece salir a relucir finalmente cuando el circo adquiere a Rosie, una elefanta adulta e inteligente. 

Si tuviera que elegir una palabra para calificar la historia sería mágica, aunque eso pude advertirlo con sólo mirar el trailer de la película. Nos hace remontarnos a los años treinta, a un deprimido Estados Unidos en el que los circos famosos eran arruinados por la crisis económica, y aquellos que sobrevivían eran sólo por su calculador dueño. La novela está narrada en primera persona, pero intercalando el pasado con el presente de Jacob. Hay escenas un poco crudas que hablan de sexualidad, alcoholismo y violencia, pero que únicamente sirven para dar un pincelazo de variedad al espectáculo, puesto que estamos hablando de la convivencia de un joven educado con gente de todo tipo. Es muy realista. Jacob, el personaje principal, no pierde fuerza, ni en su juventud ni en su vejez. Vamos conociéndolo por etapas y somos testigos de su gran evolución a lo largo de los años. Él nos enseña que la juventud no es cosa del físico, sino del alma. 

Se gana un merecido:

9.5/10

Por la originalidad, la buena narración y la excelente trama. El único detalle que a mi parecer le resta puntos es lo repentino que salen de la vida de Jacob algunos personajes. No sabría como clasificarla, tampoco. Yo la situaría como algo más que juvenil y menos que adulta. En un punto intermedio.

La película (estelarizada por los ganadores del Óscar Christopher Waltz y Resee Witherspoon, además de Robert Pattinson -esperemos no se quede corto-) añade frases hermosas. Es una historia absolutamente recomendable. 

Si no lo han leído, háganlo. No se arrepentirán. 

-Rocío-

1 comentario:

  1. A mi este libro me atrapó con el 1er capítulo. Pero al finalizar, no sé...esperaba algo más.Sí estuvo bueno pero por alguna razón no sabría cuánta puntuación darle,jaja.

    Y, como tu, espero que Robert de la talla en la adaptación cinematográfica :p.

    PS: Lindo blog el de ustdes, chicas. Recién lo encuentro. Por aquí me estaré pasando.

    ResponderEliminar

¡Hey! Hoy te ves genial, en serio. Nos encanta tu opinión pero... por favor, recuerda ser respetuoso sobre ella.

Oh, y por aquí odiamos los spoilers.

Después de eso, ¡Esperamos que te guste RB!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...